«¿Cuál es el primer deber
del hombre?
La respuesta es
muy breve:
ser uno mismo».

Henrik Johan Ibsen

La doma de la espinela

Del contrapunto Décima a dos manos por Mikel Beltran y Lumy Quint en el foro Ultraversal.


I

Sigan por estos senderos
y no se den por vencidos
que aunque den pasos torcidos
ya volarán, compañeros.
Como si fuesen herreros
vayan forjando el poema
con el metal que les quema
en el centro de las manos:
sus emociones, hermanos,
ajustadas a un esquema.


II

Aunque el verso se rebele
como un caballo indomable,
y les parezca improbable
que sus secretos devele.
Aunque su mente no vuele
tan alto como quisieran,
y las palabras se mueran
antes de ser poesía,
germinarán algún día
si se cultivan y esperan.

III

Un decimero precisa
tener las ideas claras,
y como las alfaguaras
desatarse a toda prisa.
Un decimero improvisa
su décima en un minuto,
con un mensaje impoluto
y una métrica perfecta,
pero en lo que a mí respecta
ni en diez horas la ejecuto.


IV

En la décima espinela
lo importante es que los pasos
se den firmes —son escasos—,
cual si fuese una rayuela.
Hay que gastar mucha suela
hasta jugar bien el juego,
pero no olviden que luego
se les hará tan sencillo
que al apretar el gatillo
ya habrán dado cese al fuego.
Otras décimas:

La originalidad

En respuesta a los Apuntes sobre la tan mentada originalidad de Gildardo López Reyes, miembro de l...

Intuición 78 del libro Intuiciones

Aunque les des la papilla en la boca, jamás podrás hacer su digestión. — Jorge Ángel Aussel   (In...

Intuición 77 del libro Intuiciones

Que haya vida después de la muerte resulta increíble. Que no haya nada, también. — Jorge Ángel Au...

Intuición 76 del libro Intuiciones

A veces no puedes cambiar de camino, pero puedes cambiar el camino por el que vas. — Jorge Ángel ...