«¿Cuál es el primer deber
del hombre?
La respuesta es
muy breve:
ser uno mismo».

Henrik Johan Ibsen

Biblioteca Julio Cortázar (Alfaguara)


A principios del mes de septiembre (2011) aparece en la televisión una publicidad sobre el lanzamiento de la biblioteca Julio Cortázar que, según expone, salió a la venta en los kioscos de diarios y revistas de Argentina. La información brindada por el comercial es escueta e insuficiente, lo que mantiene a sus posibles compradores en la incertidumbre sobre los días que se entregarán las ediciones. Todos se preguntan si tendrá una frecuencia semanal, quincenal o mensual.

Una persona allegada me comenta sobre el spot publicitario. Sabe que podría interesarme, puesto que desde el mes de Junio, a razón del veinticinco aniversario del fallecimiento de Jorge Luis Borges, La Nación lanzó una colección en formato tapa dura de gran calidad, con sus obras completas editadas por editorial Sudamericana, y desde entonces, cada viernes adquiero un nuevo tomo hasta que llegue al último de los veinte que comprenden la colección completa.

El año pasado me regalaron Rayuela y Final del juego de Julio Cortázar. El viernes ocho de abril compré Bestiario del mismo autor (lo recuerdo con exactitud porque ese día busqué El Profeta de Khalil Gibrán, para regalarle a un amigo, por motivo de su cumpleaños). Intuí que pronto saldría a la venta alguna colección de Cortázar, similar a la de Borges. Pero no me importó. ¿Quién sabía cuánto tiempo tendría que esperar?

El primer libro lo consigo un lunes, a dos días de su salida, en un kiosco cercano. El kiosquero alega que el libro viene con el cupón del diario La Nación del día sábado que, por supuesto, sabe que no compré. Si quiero el libro tendré que pagar por un diario que no llevaré. Como la oferta lanzamiento es de tan solo diecinueve pesos con noventa centavos, y el diario cuesta alrededor de cinco pesos, no me preocupo demasiado. Después de todo, el mismo libro, en la librería cuesta el doble del precio, sin ser una elegante edición en tapa dura como se puede apreciar en esta edición de lujo.

Pasan dos semanas. Finalmente se sabe que las primeras entregas serán quincenales. Sale a la venta Rayuela, segundo libro de la biblioteca Julio Cortázar, al doble del precio de la oferta lanzamiento. Ya forma parte de mi biblioteca, pero de todos modos lo compro, pues no quiero cortar la colección. La semana pasada encontré un foro donde explicaban todos los detalles de la biblioteca Julio Cortázar. Parece que estaban en lo cierto.

Quince días después no sale ningún libro. Tres semanas después, tampoco. Pasan cuatro semanas, nadie sabe nada. Pregunto en kioscos de diferentes zonas y, tras mirarme como si estuviese loco, todos responden lo mismo, semana tras semana: "no salió nada, las entregas están demoradas".

Pasó tanto tiempo que quiero saber por qué las entregas están demoradas. Me siento estafado e idiota por haber comprado dos libros de una colección que parece que no continuará; dos libros que tenía y compré por la estética de las ediciones. La respuesta la encuentro entre las réplicas del mismo foro donde semanas atrás hice averiguaciones sobre los detalles de la colección. El comentario expone una noticia publicada en un diario. El título de la nota lo dice todo “Hubo acuerdo para destrabar las importaciones de libros”.

Parece que desde hace más de un mes los libros están frenados en la Aduana. Quizá éste fin de semana o el próximo salga a la venta el tercer ejemplar, tan esperado por los que compramos los dos primeros libros de la colección que consta de veintisiete entregas. Por el momento, habrá que esperar…

Ver todos los títulos de la biblioteca Julio Cortázar
Artículos relacionados: