Lo que venimos a hacer

Nada ni nadie se halla aquí por obra de la casualidad. Nacemos encomendados con una misión trascendental que debemos cumplir en el breve período que dure nuestra encarnación en la Tierra.

Somos como pilotos en busca del vehículo con el cual conduciremos nuestra vida por la carretera que nos de acceso a nuestra misión. Y para cumplir dicha tarea precisamos descubrir el instrumento con el cual nos desempeñaremos.

De los sucesivos instantes que se compone la vida de un ser humano existe uno en particular, en el que localiza la herramienta con la cual desarrollará la misión que le ha sido conferida por el universo: un relámpago imprevisto que ilumina el lóbrego sendero de la mente para revelarnos lo que venimos a hacer, para ser...