Ser escritor, una consecuencia de escribir


Desde que lo escribí, supe que eso de «Bitácora oficial del escritor» no es más que un atractivo, una etiqueta protocolar, una referencia; no es otra cosa que la inexistente línea punteada del mapa para delimitar el tema principal del blog, para saciar de inmediato la inagotable sed de quienes ingresan al sitio preguntándose dónde están (casi todos, por lo general).

No es que pretenda ser más importante por auto-titularme como «escritor». No me atañe el hecho de ser escritor, sino el acto mismo de escribir, la acción. Escribir es lo que amo, lo que colma mi espíritu de dicha, de satisfacción; lo que hace que me sienta realizado. Para mí, ser escritor es una consecuencia de escribir, no al revés.