Cuando no tienes ideas para escribir

Quieres hacerlo, pero no tienes ideas para escribir. ¿Quién no ha pasado por ello alguna vez? Pero no te rindes tan sencillamente ante las dificultades, eres obstinado. Intentas una, dos, tres oraciones malogradas, a las que no llegas siquiera a ponerles un punto, una coma, antes de percatarte de que aquellas palabras no son más que un conjunto de letras agrupadas que no provocan ninguna tensión, ningún sentimiento: una soberana porquería. Borras, borras rápidamente, como si se tratase de un asunto de prestigio, de un juego donde has apostado tu reputación. Intentas otra vez, movido por el deseo irrefrenable de crear, pero vuelves a enfrentarte con tus limitaciones, con la frustración, con la bronca, pues la inspiración no hace su aparición. Te preguntas si los tiempos de bonanza han pasado, si la inspiración volverá, si en realidad no eres tan bueno como creías, si debes dedicarte a otra cosa porque, a juzgar por lo que acabas de escribir (o lo que no acabas de escribir), la escritura podría no ser lo tuyo. Pero entonces te dices que a todos les sucede alguna vez, y tras haberte cuestionado y replanetado el asunto por horas, lo intentas una vez más y comienzas a escribir: “Quieres hacerlo, pero no tienes ideas para es…”

4 comentarios

  1. A todos nos sucede alguna vez que la inspiración no aparece fácilmente y eso te genera bronca y frustración. En el trabajo que sea existen días malos o no tan buenos.
    En el trabajo de escritor me imagino que la inspiración es fundamental, puesto que no se trata de algo mecánico como puede ocurrir en un trabajo común, sino que dependes mucho de la inspiración, de eso mágico que aparece de la nada y transforma el sentimiento en escritura.
    La inspiración se puede ir por un momento pero vuelve, y más aún cuando se complementa con el inmenso talento que tenés y reflejan tus escritos.

    Te mando un abrazo enorme!!!

    ResponderEliminar
  2. Cuando uno no tienes ideas, hay dos alternativas o lo dejas para otro día sabiendo que no tienes prisa por entregar el escrito o reflexionas durante unos instantes que emociones te hacen mover para escribir.
    Si con ello logras encadenar algo. Eres la persona más afortunada del mundo en estos temas. Si no, también si la musa no está caprichosa, le consultas y seguro que saldrán algunas fantasías que a la postre son las recomendables.

    Un abrazo Jorge.

    ResponderEliminar
  3. @Quino

    Me da mucha alegría verte por aquí, Joaquín. Gracias por tu comentario. ¡Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
  4. @Juan

    Gracias por estar siempre. ¡Nos vemos pronto, Juancito!

    ResponderEliminar