Nicanor Parra: Premio Cervantes 2011


El poeta, matemático y físico chileno Nicanor Parra, hermano de la reconocida cantautora Violeta Parra (1917-1967), considerado como el creador de la corriente de la antipoesía y uno de los poetas más leídos en su nación, ayer 1 de diciembre de 2011, ganó el Premio Miguel de Cervantes, a los 97 años de edad, siendo el escritor de edad más avanzada al cual se lo hayan otorgado.    

El Premio Cervantes es un galardón de la literatura en lengua española que dota al ganador con 125.000 euros, concedido anualmente por el Ministerio de Cultura de España a propuesta de las Academias de la Lengua de los países de habla hispana, el cual toma su nombre de  Miguel de Cervantes Saavedra, autor de la que es considerada como la más grande obra de la literatura castellana, Don Quijote de la Mancha.

Hace algunos años, cuando recién comenzaba a escribir poesía, una amiga chilena mencionó a Nicanor Parra en una de nuestras conversaciones, siendo esa la primera vez que lo escuchaba nombrar, puesto que, al parecer, en Argentina su nombre aun no resonaba como por estos días, que el poeta ha sido galardonado con uno de los premios máximos al que puede aspirar cualquier escritor de la lengua hispana.  

La antipoesía no llamó poderosamente mi atención por ese entonces, y tampoco llama mucho mi atención en estos tiempos, puesto que el soneto que tanto me gusta leer y escribir, se atiene a unas reglas estrictas, que también pueden o han sido rotas a lo largo de la historia, aunque unos digan que un soneto que no se atiene a las reglas simplemente no es un soneto. Sin embargo, adhiero a la moción de que algunas reglas se hicieron para romperse, como es el caso de las reglas en la literatura, donde romper las reglas es la regla para descubrir nuevos modos de hacer las cosas, para reinventar la literatura.

Este es un reconocimiento a un hombre que ha roto las reglas, no sólo de la poesía, sin importar cuánto lo criticaran, cuán controversial fuera su forma, su obra, ni cuánto le costara ser reconocido por su prolífica labor. Este es un premio otorgado a un rompedor de moldes, a un hombre que logró meter en un sistema estructurado, un sistema que no es sistema, que tiene como único sistema la desestructuración.

Hombres como Nicanor Parra nacen para mostrarnos que existe más que una forma de hacer las cosas. Y hombres como Nicanor Parra no nacen todos los días…

Fuentes: Wikipedia, ElPaís.com.