Quién eres


Reflexión Nº 1

¿Quién eres?

El muchacho hizo silencio.

¿Por qué no me respondes, no oyes que te estoy haciendo una pregunta?

Usted querrá decir, dos preguntas –dijo el muchacho-: por qué no le respondo, la primera; si no oigo…, la segunda.

Como quieras –dijo el señor, con una sonrisa burlona esbozada en el rostro, mientras encendía un cigarro y lanzaba el humo en la cara del muchacho, como para esfumar esa incómoda imagen arrogante erguida delante de sus narices, aunque sea por unos instantes-. ¿Quién eres? –repitió.

No es algo que pueda responderle, señor.

¿Acaso no quieres decirme quién eres?

No he dicho que no quiero. He dicho que no puedo. Pero... De acuerdo, si insiste... Le diré quién soy...  Soy…

El señor esperaba que el muchacho continuara y, ante la negativa, lo incentivó:

Eres…

Sí, señor, soy…

Parecía que el muchacho no entendía, o no quería entender. Y el señor cada vez se encolerizaba más, porque el muchacho no podía o no quería responder a una pregunta tan simple como esa...

¿Te burlas de mí porque soy viejo?

En absoluto, señor.

¿Entonces por qué no me respondes algo tan simple como lo que te he preguntado?

Le he respondido, señor, pero a usted no le ha gustado mi respuesta –dijo el muchacho, inmutable, como quien tiene la certeza de poseer una verdad-. Usted espera que le diga que soy Facundo, Facundo Andrés Angelani, nacido el 19 de septiembre de mil novecientos… Pelo castaño, ojos café, estatura mediana… Hijo de Alejandro Manuel Angelani y Vanesa Natalia Castillo Romero... Que tiene una hermana, dos hermanos, y cursa sus estudios en la escuela… Entonces, recién entonces, usted se quedaría satisfecho con mi respuesta, porque es lo que espera escuchar. Parece que nunca nadie le ha dicho que es... simplemente es... nada más que ser. Usted espera escuchar un montón de datos autobiográficos. Usted espera escuchar cómo soy, pero no quiere saber quién soy realmente, porque sino no lo estaría preguntando. ¿Cómo responder quién soy? ¿Cómo explicarle que YO SOY? Sólo podría explicarle lo que no soy: no soy una biografía, un nombre, ni nada ni nadie que pueda ser expresado con palabras. ¿Cómo reducir todo lo que soy a un montón de letras agrupadas?

Y continuó expresando algo sobre la ilimitadamente limitada dialéctica humana, que no recuerdo con exactitud. Que toda palabra resultaría insuficiente para expresar lo que alguien era, para expresar lo que él era e incluso lo que el señor era...

Y el señor, que no era ningún tonto, comprendió…

10 comentarios

  1. Jorge, me gustó mucho lo que escribiste. Nos hace pensar y, justamente, reflexionar.
    Te mando un beso grande, éxitos.

    ResponderEliminar
  2. @Luna

    Gracias por tomarte el tiempo de comentar, pero sobre todo de leer.

    ResponderEliminar
  3. Jorge: Me gustó mucho lo que escribiste. El querer tratar de resumirse a si mismo en un montón de palabras es absurdo. El ser va más allá de las palabras, trasciende las palabras.

    Te mando un abrazo grande!!!!

    ResponderEliminar
  4. @Juan

    Así lo creo también. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  5. Siempre la sociedad, quiere definirnos, encasillarnos, eres lo que "triunfes o lo que no triunfes", no ven mas alla, porque ver mas alla implica conocer, implica tiempo, implica darse al otro . . . en fin, un abrazo, Patricia

    ResponderEliminar
  6. @Patricia

    También nosotros somos parte de la sociedad, y mientras nosotros nos comportemos de otra forma, una parte de la sociedad será diferente.

    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  7. Muy buena reflexión me hace ver lo que soy, de donde vengo para donde voy y como lo voy a conseguir teniendo en cuenta la esencia de mi ser como mujer.

    ResponderEliminar
  8. @Jennyffer Coronado

    Gracias por tu comentario. Me alegra que te haya servido la reflexión.

    ResponderEliminar
  9. buenisima reflaxion, lo que somos, condenadamente, cada dia.

    ResponderEliminar
  10. Perla Yudith Márquez Santiesteban29.1.12

    Primero que nada mi saludo: hola!, espero y estés bien... me he tomado la osadía de leer algunos de tus escritos, claro, para eso están plasmados aquí, pero no me había adentrado a leerlos. Ahora te diré lo que pienso acerca de ésto... me gusta mucho tu forma de expresar tus pensamientos y también como reflexionas acerca de la vida misma tan cotidiana, hay en ti una cierta mágia que envuelve al lector, en lo personal ha sucedido, es reconfortante saber que hay personas que tengan un pensamiento profundo, que hay ideas revoloteando entre todo lo que abarca el ser. Me siento alagada de haberte conocido, y sobre todo tener la oportunidad de leer tus escritos... lo que haz plasmado aquí me hace pensar efectivamente que el SER no puede ser determinado, frecuentemente estamos SIENDO, y constante cambio sufrimos por decirlo así, en el instante de la vida, el tiempo es un devenir constante, pero al mismo TIEMPO (valgame la redundancia), una forma estática de el devenir... no puedo definir el tiempo, a cierto grado es algo desconocido aún, y también puedo decir que el SER humano también es algo desconocido y al mismo tiempo cognoscible, no se puede determinar!... en fin, es mucho lo que puedo plasmar pero prefiero ser breve. Me he dado cuenta que realmente es tu vocación, aún que me encanta tu forma de filosofar!. Saludos! besos!.

    ResponderEliminar