Si bajas los brazos

Reflexión Nº 11

Si bajas los brazos, debes saber que nunca es tarde para levantarlos. Si te encuentras rendido, debes saber que aun conservas la vida, que has tomado un breve descanso y mientras haya vida, habrá lucha.  

Nunca mal denomines rendirte a la magia divina que existe en la contemplación del camino. Sabrás cuando sea el instante indicado para tornar, pero antes tendrás que intuir hacia dónde quieres ir. 

Una vez que comiences a transitar la carretera que conduzca a la concreción de tu misión, sabrás percibir lo verdadero; sabrás que lo importante no es conocer conscientemente de dónde vienes o hacia dónde vas, sino saber dónde estás, y conferir al universo su infinito poder guía. A veces es preciso dejarse llevar por el camino. 

Y si bajas los brazos, que sea para dar un abrazo, que sea para dar una mano, que sea para levantar a un caído, pero nunca los bajes en señal de rendición.