Te dirán que no puedes

Reflexión Nº 10

Antes de que la creación te deje siquiera empezar a realizar lo que elegiste hacer en el planeta, tendrás que pasar algunas pruebas trascendentales, para superarlas con honores. En una instancia preliminar, te dirán que no puedes, en varios idiomas, en variadas palabras, en sobradas actitudes. Puedes desistir, porque muchos han renunciado antes. Puedes otorgar al qué dirán el poder de que te aplaste como una zapatilla a un gusano, o puedes utilizarlo de alimento, como un motivo más para lograrlo. 

Pero tú no tienes que demostrarle nada a nadie, no mal interpretes estas palabras que nada tienen que ver con competencias o demostraciones absurdas. Tú sólo tienes que mostrarte a ti mismo que puedes, que tienes valor, que eres íntegro y eres capaz y absolutamente competente, para demostrártelo. 

Puede que tengas talento natural o que todo te cueste un esfuerzo prodigioso, pero es lo que viniste a hacer, así que hazlo, simplemente hazlo a pesar de lo que digan. 

Si te encuentras con obstáculos en el camino, es una buena señal: caminas por el camino adecuado, ten por seguro que has acertado. Algo más tarde que pronto y más temprano que nunca se abrirán todas las puertas. Paciencia. El universo ha puesto esas pruebas en tu sendero para que las superes, no para que ceses en tu lucha; para que tripliques tus fuerzas y aprendas de tus errores y creas en ti mismo y te sepas invencible y logres tus sueños, tu misión. El universo sabe lo que hace, confía en quién eres, en la magia divina, en que tú eres genial; confía en que tú eres libre, en que tú puedes, y podrás. 

Te dirán que no puedes hacerlo porque tal vez ellos no pudieron, porque quizá otros no pudieron, porque ninguno tuvo el valor de soportar hasta las últimas consecuencias. Te dirán que no puedes, pero no es más que un dicho, unas palabras, una actitud; no es más que la psicología inversa de la creación, manifestada en su máximo exponente, que aspira a expresarte: «Tal vez puedas, demuéstramelo». Pero como he dicho, tú no tienes que demostrarle nada a nadie más que a ti mismo; es por ello que debes comprender que tú eres el universo; quien dice “demuéstramelo”, eres tú mismo, después de mostrártelo. 

¿Renunciarás antes de haber empezado? Ya sabes que te dirán que no puedes, pero hazlo, sólo hazlo.