Enfrentar la página en blanco


En tiempos pretéritos la página en blanco habría referido a cualquier hoja de papel, pero en los tiempos transitados, la página en blanco generalmente alude a la de un documento Microsoft Office Word de alguna de las tantas versiones del programa Windows, y muchas veces produce la misma sensación de angustia que el inmaculado papel.

Enfrentar la página en blanco es un desafío ineludible para cualquier escritor: experimentado o novato. Y una vez enfrentado, los retos que depara un texto en sus entrañas, pueden ser incalculables.

Como escribir es un oficio, requiere de muchas horas de práctica para adquirir el dominio necesario que nos permita usar correctamente las palabras: sus sinónimos, antónimos, tiempos verbales, recursos estilísticos… que son la herramienta principal de todo escritor.

Enfrentarse a la página en blanco, desde un punto de vista personal, es análogo al entrenamiento con pesas, en el que a través de los meses nuestros músculos se van fortaleciendo a medida que añadimos kilos y logramos levantar cada vez más peso, con relativa sencillez. Con la escritura sucede algo similar: cuanto más escribimos, cuanto más nos enfrentamos a la página en blanco, más práctica adquirimos y nos cuesta menos trabajo escribir por más horas, o redactar grandes cantidades de texto, cometiendo cada vez menos errores y volviéndonos más hábiles en la materia, si es que, por supuesto, tenemos el don innato del literato.

Existen muchos métodos para enfrentarse a la página en blanco; entre ellos podría mencionar uno que en lo personal me brinda excelentes resultados: acostarme a leer por algo más o poco menos de una hora, previo a sentarme a escribir. En dicha situación, lo substancial es leer un género literario relativamente equivalente al que nos dedicaremos en los próximos minutos; es decir, si vamos a escribir poesía, asistiría en demasía a nuestras musas leer un libro de poemas. No obstante, el tema no es igual de trascendente: podemos leer poemas de amor, cuando vamos a escribir poemas sobre la desilusión, que dará exactamente lo mismo.

Otro de los métodos que utilizo es mantener el cuerpo en actividad diaria, en movimiento constante, pues es fundamental en mi proceso creativo. Cuando hacemos ejercicios nuestra mente está más estimulada, rebosante de ideas que pretenden ver el amanecer. Aunque sea una ligera caminata por las cuadras de la ciudad o los pastizales de un parque podría colaborar en nuestra dura tarea mental.

Estos son algunos de los métodos con los cuales les gané muchas batallas a cuantiosas páginas en blanco, tanto de papel como de Word. ¿Y tú qué métodos utilizas para enfrentar la página en blanco?

6 comentarios

  1. Generalmente para escribir aunque todos nos enfrentamos a esa página en blanco,no todos lo hacemos de igual manera como bien dices,a mi me llama mucho la atención los rituales que muchos llevan a cabo antes o después de ponerse a escribir.
    Yo personalmente no tengo ninguno,cuando tengo que escribir algo,lo siento.
    A partir de ahí escribo.

    ResponderEliminar
  2. Yo, como los pequeños que van al kinder, primero no se me ocurre qué escribir, y después no tengo idea cómo dejar de hacerlo, esto ha dado un sin fín de historias con finales burdas y apresuradas en una fan por limitar los escritos a un nivel leíble, sobre todo en el caso del blog que es bien sabido que cuando uno ve 400 renglones a letra chiquita pierde el interes por leer. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Personalmente no suelo hacer ningún ritual especial antes de ponerme a escribir. Me considero muy versatil; en libreta o con el ordenador, de día o de noche. Hace falta no estar demasiado agobiado y estar motivado en el momento. El trabajo de escritor es continuo y aunque lo de leer sobre el tema a escribir ayuda no es ni mucho menos imprescindible; lo interesante es tomar de diferentes fuentes y no necesariamente literarias; las literarias para desarrollar estilo y ciertos aspectos de contenidos en profundidad pero las series de televisión, las canciones o las peliculas pueden ser fuentes de inspiración y aprendizaje para escribir igual de importantes a la hora de superar el problema del papel en blanco.

    ResponderEliminar
  4. Sabes me clasifico con un escritor novato, a lo sumo amateur y realmente este desafío de encontrar la pagina en blanco invitandote a plasmar en ella tu idea es por mucho, desconcertante. Me encanta escribir, es una manera de encontrarte contigo mismo, mientras más escribes mas de tí eres capaz de plasmar en un papel y menos cosas de tí quedan escodidas, lo mejor es que la idea que te poseía en ese momento queda plasmada, y aunque la olvides despues siempre podrás volverla a leer y encontrarte con esa faceta de ti que creías olvidada. Ah, tambien; el que escribe, debe leer primero! y esa es una arma poderosa el leer, por eso es una lastima que no se apoye o fomente su practica! Gracias! Demos el paso XD

    ResponderEliminar
  5. Hola Jorge. Muy interesante tu nota.
    Desde mi experiencia puedo decir que todo surge según el estado anímico. Hay días en que previo a escribir me pongo a mirar imágenes, muchas de ellas incluso las guardo para coleccionarlas, imágenes que logran inspirarme. Pero cabe destacar que no siempre es así; en otras ocasiones simplemente comienzo a escribir, naturalmente.
    Estoy de acuerdo con el hecho de hacer actividades durante el día. A mi me gusta hacer paseos al campo, disfrutar de la naturaleza, llevar mi cámara fotográfica y capturar con un flash de luz aquello que me llena el alma. También suelo filmar. Todas estas pequeñas cosas contribuyen positivamente a mi posterior tarea como escritora.
    De todas formas la mente va construyendo sin que nos demos cuenta los designios de nuestros más profundos pensamientos y conceptos.
    Gracias por compartir una vez más tu posición como escritor.
    Éxitos!!!!

    ResponderEliminar
  6. Espeedherta15.1.12

    Tengo la costumbre de escribir a la antigua usanza en papel no en ordenador. No soy escritora, escribo poemas y relatos cuando siento que tengo que hacerlo, por lo general lo hago en casa mirando hacia el mar, en verano voy a algún lugar en contacto con la naturaleza generalmente la playa pero tengo algunos sitios específicos. Su observación inspira metáforas que aplico, Gracias por tus escritos. Un saludo

    ResponderEliminar