La importancia de ser conciso al escribir


Con frecuencia, al escribir cometemos el error de divagar de un argumento a otro sin centrarnos en el tema principal ni seguir un hilo conductor. Y quien se desvía de la trama de su historia, invariablemente acaba por aburrir al receptor, quien se extravía en un lago de palabras inconexas. 

Cualquier aparente desapego de la trama debe estar premeditado. Si contamos la historia de Juan Pérez cuando fue a nadar al río con sus amigos, no es propicio saltar de repente a relatar toda la vida de Juan hasta el momento en que brincó del muelle para hundirse en las turbias aguas, si toda esa vida no tiene nada que ver con el presente de Juan a punto de meterse al río. 

Lo que mantiene atrapado al lector es la tensión que produce la acción que narra el escritor. Un escritor debe minar sus textos de interrogantes, de suspenso, sin apartarse de la trama principal, siquiera en las sub-tramas, de igual modo que los personajes secundarios enfatizan la existencia de los primarios, enalteciéndolos. 

El escritor debe ser el conductor que haga llegar a destino al lector, sin mencionarle hacia dónde pretende llevarlo, sino a través de pistas imperceptibles que hacia el desenlace se convertirán en la clave que hará que todos los engranajes de la narración hermanen perfectamente.   

Un escritor tiene dos tareas fundamentales en su haber: la primera, como es de suponerse, se trata de escribir todo lo que le sea posible, para no perder la práctica; la segunda, sin embargo, se trata de eliminar mucho de lo que escribe; se trata de desechar, de borrar párrafos completos en pos de presentar textos dignos, que valgan la pena ser leídos; textos que además de enseñar, entretengan. 

8 comentarios

  1. Hola Jorge,

    hace unos días anduvimos por acá y comentamos en la Blogoteca, pero hemos vuelto para mostrar tu blog a una amiga y este artículo nos parece aún más acertado que cuando lo leímos por primera vez.

    Apreciamos la precisión en el decir como el reflejo de la claridad de ideas. Dicho de otro modo, cada uno hace lo que puede, no lo que quiere.

    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. Me disculpo por la tardanza en responder, pero el sistema de respuesta de los comentarios anidados no funcionaba correctamente y no pude hacerlo hasta estas fechas.

      Eliminar
  2. Anónimo24.2.12

    Hola, quiero decir antes que nada que escribo por hobby.

    Quisiera hacer una pregunta ¿como hago para poder concentrarme en la personalidad del personaje? quiero decir no puedo evitar mezclar personalidades, el modo de hablar, de reaccionar, etc

    ¿Seria bueno reducir personajes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que reducir la cantidad de personajes sea una solución viable u óptima, dado que sólo te limitaría en tu creación literaria.

      Antes de que los personajes dialoguen y comiencen a interactuar en un relato (en otras palabras: previo a que tomen vida propia y vivan esas vidas en tus páginas), te conviene esbozar en un borrador, en unas cuantas palabras muy precisas y muy descriptivas, sus características principales (todo lo que puedas: características físicas, psicológicas; virtudes, defectos, etc. puesto que ésto definirá su modo de obrar). Tenés que conocer muy bien a tus personajes antes de ponerte a escribir, como si se tratasen de personas muy cercanas a vos: tu madre, tu padre, tu amigo, tu hermano.

      Lo demás dependerá de la virtud que tengas para prestar atención a los diálogos que escuchas en tu vida diaria. Una buena idea es grabar conversaciones en audio, luego escucharlas y transcribir los diálogos, para ir aguzando la percepción.

      Lo bueno es que puedas advertir esa mescolanza de personalidades que estás llevando a cabo y revertirlo: volver al punto inicial para enmendar los diálogos que pudieran llegar a ser imprecisos o inexactos, porque de no hacerlo, el relato perderá credibilidad para el lector.

      Espero haberte sido de ayuda.

      Eliminar
  3. Anónimo19.4.12

    hola que tal amigo .yo soy unas de las personas que cuando se siente bien soy capaz de crear historias relaes que pasan en la vida,soy muy especial para tratar de escribir vidas de personas humildez, q para mi valen mucho, pero aveces nose siento que los prblemas familiares te detienen un poco. pero ojala algun dia escriba algo que sea de mucha utilidada para mi pais y quien sabe llege muy lejos. que me aconsejas amigo te agradeceria el gesto de tu persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te lo tomes a mal, pero lo primero que tienes que revisar es tu ortografía. Por más buenas ideas que tengamos los escritores, si nos sobrepasamos en faltas perdemos credibilidad. Y para mejorar ese punto te recomiendo escribir mucho en algún programa con corrector de faltas y leer prestando suma atención.

      Por lo demás, todos tenemos problemas, pero si es tu sueño, nada debe detenerte. Debes tratar de ser cada día mejor, esforzarte para dar lo mejor de vos mismo.

      Eliminar
  4. En los tiempos 2.0 que actualmente vivimos, amigo Jorge, todavía requiere que ustedes los escritores seáis aún más concisos, puesto que, sobre todo en el público "nativo digital", se hace imprescindible que la historia enganche y no se alargue en detalles que le quitan pasión y viveza al relato.

    Como siempre te comento, sigue así, me encanta lo que escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que sucede es que a veces no es posible omitir esos detalles por tratarse de datos o descripciones precisas para que la gente tenga noción global de lo que intentamos expresar.

      Seguramente muchos de mis textos podrían resumirse en tres o cuatro oraciones breves, pero necesité de todas las demás para reforzar mis ideas.

      Gibrán escribió: "La mitad de lo que digo no tiene sentido, pero lo digo para que se entienda el sentido de la otra mitad."

      Saludos, Rafael.

      Eliminar