«¿Cuál es el primer deber
del hombre?
La respuesta es
muy breve:
ser uno mismo».

Henrik Johan Ibsen

Consejos para hacer un blog exitoso


¿Consejos para hacer un blog exitoso? Soy escritor, no mago. Si has arribado hasta aquí ilusionado por hallar una respuesta asombrosa a dicho interrogante, debo aclararte desde un principio que nunca darás con él a menos que vivas la experiencia, puesto que no existen recetas ni fórmulas mágicas ni extravagantes pasos a seguir para hacer un blog exitoso; sólo existen algunas cuantas sugerencias para hacer que un blog sea más conocido, tenga más exposición, pero en ningún caso garantizan un resultado óptimo, aunque pueden asistirnos en la dura tarea de darle a conocer al mundo lo que pensamos, lo que sentimos o lo que queramos a través de nuestros blogs. Y eso es todo.

Muchos son los que pretenden vender la idea de poseer la técnica para hacer un blog exitoso, reconocido, famoso; porque a su vez son muchos los que están dispuestos a comprar esa ilusión o cualquier farsa que les otorgue una vacía sensación de satisfacción, al creer que podrán lograrlo sin trabajo, sin mayores esfuerzos, puesto que los consejos brindados en los textos señalados siempre parecen exorbitantemente asequibles, tan fáciles de realizar que hasta el más necio se preguntaría por qué siendo todo tan sencillo son tan pocos los blogs que perduran en el tiempo, que tienen miles de seguidores, cientos de comentarios, autoridad en la red, una audiencia respetable…

Por consecuencia, muchas veces, cuando observamos el número de seguidores de quienes ofrecen fantásticas lecciones para hacer un blog exitoso (incluso algunos que lo hacen hasta con ciertos aires de erudición), caemos en la cuenta de que tienen unos pocos indexados. Es entonces cuando pensamos: «Si en verdad es cierto todo lo que dice éste respetable ser humano, ¿por qué no lo aplica en su blog?» La respuesta es simple, clara, contundente: porque cualquier idiota con acceso a un medio de comunicación masivo se cree con derecho a expresar la primera estupidez que brote de su redoblada gana, con tal de rasguñar unas cuantas visitas más (algo similar a lo que acaece en la televisión con el minuto a minuto del rating).

Como aclaré con anterioridad, sólo existen algunas cuantas sugerencias para hacer que un blog sea más conocido, y próximamente compartiré las que en lo personal me han dado mayores resultados, porque además de escritor, me considero un blogger, con algo de experiencia, aunque jamás la suficiente.