Nadie puede herirte sin tu consentimiento

A veces me gustaría contarles más detalles sobre mi vida diaria: mis pensamientos, mis grandes dudas, mis exiguas certezas, mis incansables búsquedas, mis sueños, mis problemas, mis respuestas sin preguntas, mis preguntas sin respuestas, como si mi blog se tratase realmente de un diario personal y todas las personas que lo leen fueran mis amigas, lo que sería un sueño hecho realidad, aunque más que un sueño parecería una utopía. 

El problema surge cuando recobro el tino (aunque quizá sea el instante en que lo extravío) y recuerdo que no sólo me leerán mis amigos o asiduos lectores, sino también aquellos que podrían convertirse de un momento a otro en activos detractores, que eventualmente podrían utilizar todas o algunas de mis palabras en mi contra. 

Pero entonces también pienso que si alguien llegara a ofenderme, en realidad sería porque yo se lo permitiría, pues aunque cueste entenderlo y en posterior aceptarlo, como dijo la diplomática y activista por los derechos humanos Elianor Roosevelt y a menudo alude el conductor Claudio María Domínguez en sus programas televisivos y radiales, nadie puede herirte sin tu consentimiento. Y en ningún modo me refiero a reprimir los agravios, sino a aceptar que existen, como existe la lluvia, pero somos nosotros quienes decidimos si nos quedamos en casa encerrados, si vamos de compras, si las gotas nos acarician o nos golpean, si el agua es una bendición o una maldición, si hallamos el día horrible u hermoso, si nos empapamos o abrimos el paraguas para evitarlo. Nada ni nadie más que nosotros. 

Por eso, cuando me invade la duda de expresar mis sentimientos por temor a las réplicas de quienes no pretenden aceptarme, recuerdo aquella entrada que titulé como Líbrate del qué dirán y comunico lo que deseo, a pesar de todo...

12 comentarios

  1. Siempre es bueno ser uno mismo, sin importar del que dirán.
    Siempre es bueno poner un filtro o un "embudo" y sólo quedarse con las cosas que pueden hacer a uno mejorar.
    Un saludo, Jorge.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Pedro. Lo tendré en cuenta.

      Eliminar
  2. Por que existen los sentimientos, pensamientos. Si los dejas nacer a traves de la voz nunca seras conocido, por que tu personalidad esta en cada sentimiento que eliges compartir y otros que intentas descubrir. Me gusto mucho tu reflexión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu opinión sobre la entrada. Saludos.

      Eliminar
  3. Anónimo28.3.12

    Si mi comentario te puede ayudar, entonces lo comparto: Creo que tu expresión dice mucho más de lo que realmente dejas entrever en tus líneas y creo que existe algo mucho más profundo en tu corazón de lo que tal vez, hasta tú mismo te das cuenta o bien, no lo quieres dejar ver de forma tan clara.

    Tú necesidad "utópica" de tener tanto amigos virtuales, de expresar tus sentimientos en este portal, e incluso, de volcar lo más que puedas de tu ser por aquí, hasta dónde está implícitamente permitido, obedece simplemente a que sientes una soledad muy profunda y escribes por una necesidad de poder mitigar eso de alguna manera, tal vez, más inconcientemente que conciente. Por lo mismo, es muy notoria tu forma tan autoreferente de expresarte, centrado en ti mismo, como motivador principal y se respira tu interés en tener tantos seguidores como una consecuencia de eso. Sería muy bueno para ti, que reflexionaras al respecto, y encontraras la respuesta de por qué te sientes tan solo, o si lo estás realmente, y de ser así, por qué estás tan solo y desde cuándo que te sientes de esa forma.

    Ese sería para ti, tal vez, el hilo conductor para que puedas ir avanzando en lo que te propones, porque tienes complejidad en tu pensar, pero tu emocionalidad es la que te entrampa y no te permite avanzar. Humildemente, te aconsejo que hagas algún tipo de terapia (idealmente con un buen psicólogo) y al fin después de eso, comenzarás lo que tanto anhelas.
    Mi consejo, lo puedes tomar en cuenta o no; si no lo tomas, estaría bien, si lo tomas, estaría mejor, y si no lo tomas, sólo me queda desearte Buena Suerte!!! (No tengo un blog para firmarte, pero sí tengo estudios de ps.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería bueno que para hacer un comentario de tal magnitud, aunque sea fueras tan amable de escribir tu nombre; lo que comúnmente llamamos "dar la cara".

      Eliminar
    2. Anónimo30.3.12

      Disculpa, creía que lo relevante era firmar asociado a un blog. Roberto González es mi nombre. Veo que no tomaste muy bien mi comentario, o más bien no quedó muy claro. Te aseguro que no fue mal intencionado.
      Saludos.

      Eliminar
    3. En realidad tengo habilitada la opción de realizar comentarios anónimos para que pueda opinar cualquier persona, tenga o no tenga blog. Y, siempre que sea con respeto (como es el caso), que escriba lo que tenga ganas, sin censura de ningún tipo.

      No obstante, me parece que siempre es positiva la acción de respaldar lo que decimos, con nuestro nombre o nuestra firma, como un modo de hacernos cargo del mensaje que emitimos. Sólo por eso, y no por otra cosa, me referí a dar la cara.

      Dentro de los comentarios anónimos existe una opción para escribir el nombre e incluso, si se tuviese, adjuntar una dirección URL, que no tiene por qué ser la del blog, sino que puede ser la de una red social, un email, etcétera.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Anónimo28.3.12

    Concidero debemos siempre ser nosotros mismos, sin importar lo que los demás digan. Yo opino que todos tenemos vivencias las cuales queremos compartir, por un lado todos somos seres humanos y eso te acercara más a tus lectores porque se sentiran indentificados contigo.
    Por otro lado, haciendo referencia al comentario de la persona anonima, yo no considero que tu te sientas solo, más bien sientes el deseo de expresarte de decir lo que piensas sin importar que pase. No creo que sea soledad sino un deseo de ser escuchado o leido. Y es algo que todo escritor busca, el hecho de que alguien aunque sea una persona lea lo que tu escribes.

    Es mi humilde opinión y como siempre me gusta mucho lo que escribes y cómo lo escribes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Indira.

      He comprobado con el tiempo que cuanto más humanos nos mostramos (porque al fin de cuenta es lo que somos), cuanto más somos nosotros mismos, más atraemos a los seres humanos, del mismo modo que nos atraen. Se podría decir, entonces, según mi visión, que la humanidad atrae la humanidad. A nadie le interesa leer a un robot, y por lo mismo evito serlo y comunico mis sentimientos, aunque algunos no lo interpreten o no lo compartan, como se puede observar...

      Eliminar
  5. Holaaaaaa Jorge, antes que nada felicitarte otra vez por lo bonito que escribes y la magia de tu inspiración para llegar al lector, me gusta.
    Respecto a la entrada de hoy, es una gran verdad.

    No pensé jamás que en este mundo de blogs, haya detractores, como bien lo haz descrito.

    Hace unos días he tenido un experiencia, donde una seguidora me decía en privado que no invite a nadie a leer mis escritos, porque les iba a aburrir, que escribo bien, pero que si dejo una entrada todos los días, aburriría a todo el mundo. Te imaginas?. Me reclama que porqué no publico en su grupo, y en otros sí, cuando lo hice, que por qué? y si no también.

    También tiene un blog y ante más seguidores en mi blog, parece que le molestó... la verdad, algo increíble, pero cierto.

    Tocaste un importantísimo tema: "LÍBRATE DEL QUE DIRÁN" y sigue adelante con tus escritos, con tus metas, con todo lo que te haz propuesto, los detractores siempre existirán, pero se cansan pronto, cuando ven, que tú sigues adelante.

    Te dejo un abrazote desde mi Perú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tu comentario y tu testimonio, Nuria.

      Por experiencia propia, podría decirte que los detractores existen y son proporcionales al aumento del número de seguidores. Cuanto más crezca tu blog, más especímenes de éste tipo encontrarás en tu camino. Pero no deberías hacerles caso, pues está comprobado que escribir y publicar todos los días o con una cierta periodicidad aumenta el número de visitantes y, por tanto, la cantidad de lectores y la exposición del blog. Los lectores asiduos siempre agradecerán que no se los abandone, pues un blog abandonado causa hasta cierta nostalgia y un pesar en quienes eran sus seguidores.

      Eliminar