Dos lecturas recomendadas en el Día del Libro en Argentina

Anteriormente escribí acerca de la historia de la conmemoración del Día del Libro en Argentina. Ahora comentaré sobre dos libros de dos autores extranjeros, nacionalizados argentinos, que me han cautivado a través de su literatura y su ingenio derivado de su genio. 


Antes que nada, aclarar que mi intención no es escribir una reseña de ambos libros ni presentar una biografía completa de sus autores, sino plasmar un breve comentario, una acotación, una especie de sinopsis defectuosa, y, probablemente, infestada de juicios subjetivos sobre lo que me ha atrapado de ellos. Y para aquellos que no los conozcan, revelarles estos escritos y escritores en pos de que los descubran, puesto que una vez que los lean, creo que no se arrepentirán de haberlo hecho.

Voces de Antonio Porchia


Antonio Porchia nació el 13 de noviembre de 1885 en el pueblo de Confleti, perteneciente a la provincia de Catanzaro, en la Calabria italiana.

El 30 de octubre de 1906 se mudó a la Argentina, donde vivió hasta el día de su muerte, el 9 de noviembre de 1968.

Voces es su primera y última obra literaria de aforismos, publicada por vez primera a principios de la década de 1940, en una edición de autor bajo el sello de la editorial Impulso, que fue donada íntegramente a la “Sociedad Protectora de Bibliotecas Populares” puesto que Porchia aún no se asumía como escritor y no sabía qué hacer con los ejemplares.

En 1948 Porchia emprendió la segunda edición de autor de Voces bajo el sello de la misma editorial, sumándole los aforismos que había escrito durante los cinco años transcurridos desde la primera edición.

En 1956 la editorial Sudamericana le ofreció a Porchia publicar sus Voces, por lo que el mismo decidió hacer una selección de sus mejores aforismos, extirpando del libro inicial más de la mitad de ellos y añadiendo un compendio de nuevas Voces. Finalmente ese sería el libro “oficial” que perduraría hasta nuestros días.

Mi padre citaba estas Voces desde que yo era niño, pero recién me percaté de ello cuando años después leí estos aforismos increíblemente sapienciales. Las Voces de Antonio Porchia son tan extraordinarias que una sola de ellas valdría la edición de un libro íntegro, aunque, como su nombre lo indica, por momentos daría la impresión de que en vez de escribirnos, Porchia nos hablara. 

Si desean leerlas, aquí pueden hacerlo.

Antología del amor de Julia Prilutzky Farny


Julia Prilutzky Farny fue una poetisa ucraniana nacida en Kiev en 1912, nacionalizada argentina, que desarrolló su carrera literaria en nuestro país y falleció en Buenos Aires el 8 de marzo del año 2002.

La Antología del amor contiene seis libros publicados entre 1939 y 1967 y fue editado en 1972. Es íntegramente un libro de poesía, que contiene entre sus páginas numerosos poemas, varios de los cuales son sonetos clásicos.

En el 2010 mi padre me recomendó su lectura sabiendo mi gusto por escribir y leer poesía y desde entonces he hallado en él algunos de los sonetos más perfectos y bien trabajados que he leído.

Muchos autores se empeñan en plasmar la fisonomía más sublime del amor, a menudo y a mi gusto empalagando con un exceso de dulzura que en ocasiones sabe a hiel. Pero podría asegurar, sin temor a equivocarme, que la Antología del amor de Julia Prilutzky Farny no es más de lo mismo. Los poemas contenidos en el libro reflejan una gran variedad de matices con los que podemos pintar el tiempo que invertimos en su lectura y embellecerlo, sin duda alguna.