«¿Cuál es el primer deber
del hombre?
La respuesta es
muy breve:
ser uno mismo».

Henrik Johan Ibsen

De vez en mes la estupidez: convocan marcha mundial contra Ricardo Arjona

La noticia es vox pópuli desde que las redes sociales y los distintos medios de comunicación masiva la han propagado: convocan marcha mundial contra Ricardo Arjona y Albert Einstein ratifica una vez más desde su tumba que la estupidez humana es infinita. 


La marcha mundial contra el cantautor guatemalteco Ricardo Arjona (por cosas como estas el hombre está buscando otros planetas donde poder vivir), precedida por el lema «No más poesía falsa» (quiero convocar una de la que el eslogan sea: «No más boludeces en el mundo, por favor»), ha sido convocada para el 4 de septiembre de 2012 a las 12:00 p.m. en las principales plazas de las ciudades del mundo (justo para el 4 de septiembre había hecho otros planes, una lástima).

El autor intelectual de la iniciativa sería un tal René Franco (que se tomó demasiado en serio su apellido) de un famoso programa radial de origen mexicano denominado «La Taquilla», emitido por radio Fórmula (me pregunto si le habrán puesto ese nombre por haber hallado la fórmula de la pelotudez...). 

Al parecer, en un principio la convocatoria no era más que una parodia de la marcha mundial contra el presidente venezolano Hugo Chávez, pero el delicado hilo que divide a la broma de la realidad (se tensó hasta cortarse, afectando de un latigazo las neuronas de gran parte de los detractores de Richard) hizo que finalmente las personas dispusieran reunirse el cuarto día del noveno mes del año para ver si lo pueden abatir (salvando los tímpanos de todos los seres que residen en la Vía Láctea, habría manifestado uno de los representantes de la convocatoria). 

Vamos aclarando el panorama

La Madre Teresa de Calcuta (no es de sabios citar a Ricardo Arjona y todos lo saben) decía: "No me inviten a una marcha en contra de la guerra; si es a favor de la paz, entonces iré". Y esta frase me hace pensar en (que no podés ser tan idiota de convocar una marcha contra Ricardo Arjona) lo absurdo e insignificante de estar en contra de algo o alguien.

Estar en contra de cualquier cosa o persona no hace más que potenciarla. En cambio, si dirigimos nuestras fuerzas hacia aquello en lo que creemos y estamos a favor, sin tratar de destruir ni disminuir a nadie ni nada, lo que deba caer caerá, hundiéndose por su propio peso (a los que asistirán a la marcha les comento que no se preocupen porque no corren ningún riesgo de ahogamiento: sus ideas no deben pesar demasiado; igual que sus cerebros).

Más allá de que nos guste o no la poesía de Ricardo Arjona, creo que existen conflictos realmente importantes en el mundo como para crear una marcha contra una persona que no le hace mal a nadie: compone, canta sus canciones, vende discos, realiza recitales, brinda notas, etcétera.

Si la manifestación fuese contra un dictador, la injusticia, el genocidio, el abuso de poder... comprendería. Pero este hecho patético y sin precedentes, sinceramente, sólo me hace pensar en que de vez en mes la estupidez se apodera del inconsciente colectivo y todos los mediocres se amontonan como hienas para atacar y destruir a una persona exitosa, por envidia, intolerancia, odio, pues al mirarse en ese espejo se comparan y se sienten inferiores. Y su actitud, mal que les pese, no hace más que demostrarles que lo son.