La importancia de responder los comentarios del blog

Una vez que dejamos de esperar que lleguen los lectores y salimos a navegar por Internet y plasmar nuestra huella por tanto sitio nos sea posible, llegan algunos comentarios que, usualmente, nos animan a seguir adelante con nuestro intento de proyecto. En esta oportunidad me referiré a la importancia de responder los comentarios del blog y por qué y para qué es tan necesario hacerlo.


Cuando alguien comenta en un sitio, además de hacerlo porque se ve motivado, lo hace con una finalidad específica: recibir aunque sea una breve respuesta que le confirme y le envíe la señal de que así como se ha tomado el tiempo necesario para leer el artículo o parte de él, también alguien le ha leído y se ha interesado por su valiosa opinión. 

Un comentario significa el inicio de una breve conversación, donde nosotros lanzamos un tema abierto a un público indefinido y luego ese público se manifiesta individualmente, en personas que esperan ser tratadas como seres humanos y no como máquinas sin sentimientos, porque así como nosotros no lo somos, ellos tampoco lo son. 

Muchos bloggers no prestan ni mínima atención a éste detalle tan notable y dilapidan comentaristas por doquier, los cuales se sienten ignorados y frustrados porque no hemos continuado esa necesaria retroalimentación que le otorga vida al blog. Debemos ser conscientes de que el público lee páginas pero no lee a páginas, sino a personas. Y, por tanto, espera una muestra de humanidad, para asegurarse que existe un ser sensible del otro lado de la pantalla y no un robot que sólo espera tener más seguidores para hacer algún negocio a corto, mediano o largo plazo, sin importarle un cuerno de ellos. 

A veces es difícil tomarse el tiempo para responder cada uno de los comentarios, pero tengo por seguro que gran parte de los comentaristas lo valoran y agradecen.

Conectar con los lectores y/o visitantes es una tarea esforzada, pero la recompensa de sus muestras de afecto, cariño, respeto, no tiene precio alguno. Porque eso, por mucha publicidad que le hagamos a nuestros sitios, no podemos comprarlo con el dinero del mundo. Sólo podemos ganarlo con amor hacia lo que hacemos, porque ese amor tarde o temprano será percibido por aquellos que siguen nuestra huella y nos lo darán multiplicado