Por cobardía


Tus problemas te perseguían como un asesino a sueldo con el poder de acabar con una vida que pudiera denominarse como tal, como un perro rabioso que cuanto más corrías, más se empecinaba en atraparte e hincar su dentadura en tu cerebro hasta hacerlo reventar. 

Pero el verdadero problema era que a medida que escapabas de todos ellos, no obtenías percatarte que las soluciones venían detrás, justo al lado de tus problemas. 

Si hubieses tenido el valor de detenerte por un momento para enfrentarlos como el sol se enfrenta a la noche en cada amanecer, hubieses sido feliz. Pero no quisiste hacerlo, optaste por huir como las aves cuando se avecina una tormenta, aunque arrastrándote por el suelo. Mas nunca fue por no enfrentar tus problemas. Más bien fue por no enfrentar tus miedos... 

10 comentarios

  1. ¡Cuántas veces escapamos de los problemas en vez de enfrentarlos!, creemos que es el fin, que nada tiene solución y dejamos de luchar.

    Sin embargo el control de nuestras vidas, lo tenemos nosotros mismos, solo falta voluntad para vencer nuestros temores... y creer que todo se puede lograr, aunque muchas veces el camino esté lleno de espinas.

    Bonita entrada Jorge.
    Cariños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu reflexión es un buen aporte a la entrada y estoy totalmente de acuerdo con ella.

      Gracias por leerme y comentarme siempre, Nuria.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Muy buena reflexión, con tu permiso la comparto en mi Facebook

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Será un honor que lo compartas.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Me ha
    encantado Jorge!!(ana Gutiérrez )

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias por visitar mi blog! Ya te sigo :D
    Por vierto he leído varias de tus reflexiones y me tienes enganchada!! Gracias por descubrirme tu blog. Eres buenísimo escribiendo. Un besotee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por visitar también el mío y dejarme tu comentario. Me alegra mucho saber que me estuviste leyendo y que te enganchaste con lo que leíste.

      Un beso.

      Eliminar
  5. me encantó conocer tu poesía, y este soneto tan atinado. Sigo también ya tu blog.Gracias por seguir el mío.Nos leemos.
    saludos blogueros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, José. Supongo que quisiste comentar en la última entrada, pero no hay inconveniente.

      Saludos.

      Eliminar