Unas sinceras disculpas a una amiga


Hace dos días publiqué un fragmento de una conversación que había mantenido con una chica, donde le planteaba la idea de que era posible que un ser humano hiciera llover, mientras que ella, en contraposición, un poco más me tomaba por loco.  

Esa chica es una amiga; una amiga con la que tenemos grandes diferencias, que a veces parecen insalvables, pero amiga al fin. Y todos comprenderán que, por más discrepancias que se tengan con una amiga o un amigo, uno le tiene afecto, igual que ocurre con los parientes. 

Cuando mi amiga se enteró que había publicado nuestra conversación, se sintió molesta. Bastante más que molesta, a decir verdad, a pesar de que edité previamente dicha conversación para evitar mencionar su nombre o dar algún indicio de quién era la persona con la que había tenido el altercado. 

Pero lo que más irritó a mi amiga fueron los comentarios realizados por diferentes personas y mis réplicas a los comentaristas. 

Intenté explicarle que esas personas no tenían ni remota idea de quién era ella y sólo la habían juzgado por una simple conversación, pero no hubo caso: para ella, que yo haya publicado ese diálogo, a pesar de haber preservado su identidad, fue por venganza de algo que me hizo alguna vez; para buscar el consenso colectivo; para ratificarle que es una necia, intolerante, etc. como la juzgábamos en los comentarios de la entrada... Cuando le comenté que había corregido los errores de la conversación, me increpó diciéndome que menos mal, porque sino también iban a tratarla de ignorante. Pero para ser sincero, ella es una de las personas con las que he chateado que mejor escriben y ambos habíamos tenido varios errores ortográficos.

Cuando tomé la decisión de publicar la conversación, pensé que algunos dirían que yo estaba muy mal de la cabeza, y, otros, todo lo contrario. Lo cierto es que no fue así y todos los comentaristas que comentaron hasta el momento creen que es posible hacer llover (nunca me lo hubiera imaginado). 

En realidad no publiqué la conversación ni por venganza ni por buscar consenso ni para agredir a mí amiga ni para imponerme a su punto de vista (si leen la publicación verán que no emití opinión al respeto, para que cada uno tomara libre posición): lo hice con la intención de mostrar las dos caras de la moneda de una realidad; lo hice porque, a pesar que para mi gusto ella se mostró bastante reacia a mi posición, cerrándose a mi idea desde un principio, me pareció una reacción normal de alguien que nunca escuchó semejante cosa. Cuando a mí me dicen que lo imposible es imposible, reacciono de la misma manera y no soy mejor por creer que lo imposible, a veces, o muchas veces, es posible. 

Cabe destacar que unos días después ella me envió un mensaje de texto pidiéndome disculpas por su reacción y yo las acepté de buena gana. Por tanto ni de cerca fue una venganza. En ese caso habría publicado su nombre completo (y nunca habría hecho tal cosa). 

Este suceso me hizo reflexionar sobre cómo a veces juzgamos a las personas por algo que dicen o no dicen, por algo que hacen o no hacen, por algo que creen o no creen, y no por su integridad, por las totalidades que son. Juzgamos al otro por una buena acción o por una mala acción, cuando todos acertamos muchas menos veces que las que nos equivocamos; cuando todos somos perfectamente imperfectos y tan sabios como necios; cuando todos, como seres humanos, somos iguales, aunque cada cual tenga su propia identidad que lo hace ser un individuo: que no puede ser dividido, según el diccionario. 

Quiero pedirle disculpas públicamente a mi amiga, porque sé que se sintió bastante mal por la publicación y sé también que no pasa por un buen momento. Espero que pueda comprender que no lo hice adrede. Y espero que esta publicación remedie en algo el malestar que le causé con la anterior

6 comentarios

  1. Si te soy totalmente sincera, yo pensé que era un diálogo inventado por eso comenté lo de los dos monólogos intensos. Creí que lo habías escrito tu pero para dotarlo de mayor realismo ponías que era extraido de una conversación real. En fin, yo tengo un montón de amig@s que piensan diferente a mi, pero la clave es la tolerancia y el respeto.

    Te honra el perdir disculpas, esto hará vuestra amistad más fuerte. Besitos!

    P.S: Deseo que tu amiga salga de ese mal momento por el que está pasando así que desde estas líneas le mando un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho supuse que muchos, aunque pusiera que era una conversación real, iban a pensar que era un invento. Pero lamentablemente no lo era.

      Gracias por tu comentario, Aurora.

      Eliminar
  2. Habrá personas con un perfil incrédulo, muy científico, lineal, "cuadrado", aterrizado etc.. Otras que tienen una sensibilidad más abierta, otros más religioso, otros muy metafísicos, en fin, abemos de todos colores y sabores. Pero viendo la conversación entre la chica y tu y la presente entrada, me gustaría manifestar mi opinión.

    A lo mejor quisiste exponer la conversación para generar un debate mostrando las dos caras de la moneda pero la mejor manera hubiera sido haber pedido un consentimiento previo pues fue cosa de "dos". También comentas que “lo hice porque, a pesar que para mi gusto ella se mostró bastante reacia a mi posición, cerrándose a mi idea desde un principio". No sé si con esto la quisiste re educar, cambiar su forma de pensar o que cediera a tus ideas, pero como dicen por ahí.. “cada cabeza es un mundo”, y depende de sus experiencias, formación, conocimiento entre otros factores surgen formas de pensar muy distintas a la nuestra y creo yo que se debe de respetar. Si ya sembraste la semillita de la curiosidad en esa persona, ya depende de ella si germina y crece.
    Mas adelante hablas de juzgar, es una acción que desde pequeños la adquirimos, pues nuestros padres lo hacen, nuestros tíos, primos, al crecer, en la escuela, los profesores, la televisión, el Internet. Vivimos en un mundo donde todo se juzga, vivimos en una sociedad de "etiquetas" y es más fácil hacerlo de forma negativa pues así son sentimos más perfectos o evadimos nuestra propia realidad. No digo que esté bien ni que sea aceptado, pero empecemos por nuestra propia casa “Yo: ¿Vos pensás que todo lo que pasa en las películas es ciencia ficción? Qué ilusa que sos, ¡eh!”

    En cuanto a la conversación... veo que ella trata de dar la vuelta y dejar temporalmente en paz el tema y mientras tú le sigues rascando y rascando hasta saber por qué no está de acuerdo contigo.

    En mi muy particular punto de vista siento que empezaste la conversación de una manera confusa y en la charla se muestra esto.. "Yo: ¿Te conté que una vez hice llover?" y esto también… "Yo: Yo no pienso que hago llover. Yo no hago llover. Pero se puede hacer llover, aunque vos creas que es una locura." Se puede compartir la charla de una manera científica mencionando el proceso de bombardeo de las nubes, o si tu intención era algo mas orientado hacia la fé, el universo y la energía también se pudo cargar la conversación hacia esa área. En fin, un saludo y esperando que las cosas se mejoren entre ella y tu!! Lindo día!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ante todo, gracias por tu comentario, Javier.

      Bueno, qué decir, hiciste un análisis del asunto bastante exhaustivo. En algunas cosas puedo estar de acuerdo y en otras no, pero me parece bastante acertado.

      También hay que tener en cuenta que esta conversación fue por Messenger y en parte bromeaba y en parte no; por eso no comprendí cuando sentí que ella empezaba a molestarse, porque para mí no era para tanto y para ella sí. Quizá si hubiésemos estado hablando cara a cara no hubiese sido tanto embrollo...

      Que tengas un buen día.

      Eliminar
  3. Quizá, el problema de fondo, como mencionaba Javier M.R., haya sido que ella se haya sentido ignorante, que la estabas menospreciando por no creer lo que para nosotros es evidente: podemos hacer llover. Pero cada uno es un mundo, y necesita descubrise a sí mismo, y averigüar que sí puede hacer llover, y lograr que llueva. Eso es todo.

    ¡Éxitos, Jorge!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el problema principal fue la discrepancia entre lo que ella cree y lo que yo creo al respecto del asunto principal de la conversación. No creo que haya sido por sentirse ignorante, ya que le estaba planteando algo que a ella le parecía una locura.

      Gracias por dar tu opinión, Renzo.

      Saludos.

      Eliminar