A punto de terminar mi primer libro


¿Por qué una fotografía de Rocky saltando en el Museo de Arte Contemporáneo de Filadelfia? Saquen sus propias conclusiones. 

Desde dos mil siete sueño con escribir y publicar mi primer libro. Hoy, a punto de terminarlo, me pregunto cómo haré para publicarlo: es tema conocido que para un escritor novel es prácticamente imposible hacerlo con una editorial reconocida sin tener un agente literario de por medio. Por lo general, la mayoría corre con los gastos de edición de su primer libro. 

Para autopublicarse existen diferentes medios. Uno de ellos es pagarse la edición, con una tirada que nunca va más allá de los mil ejemplares; lo más común es que sean muchos menos: entre doscientos y quinientos. Y, por lo que sé, muchos terminan repartiéndolos gratuitamente entre familiares y amigos. Los problemas que se me presentan son los siguientes: no tengo una familia numerosa, mi círculo de amigos es bastante reducido y no voy conformarme con esa miseria. Mientras otros trabajaban en las fábricas, oficinas, colegios, etc. y eran remunerados económicamente por las labores que cumplían, yo lo hacía frente al ordenador sin cobrar un centavo. Ahora que terminé mi libro, no quiero regalarlo. Siempre he regalado mi trabajo, porque mi paga era el placer que sentía realizándolo, pero esta vez no es igual. Siento el mismo placer, pero para seguir escribiendo, para poder dedicarme a la literatura, necesito vender mis libros, por más difícil o imposible que parezca. Existen infinidad de escritores que viven de su trabajo, aunque haya otra infinidad que no lo haga. Lo sé. Pero todo el mundo empezó alguna vez y estuvo en la misma situación en la que estoy ahora y de mí depende el lado en que me encuentre en un futuro.

La pregunta del millón es: ¿cómo vender esos libros que uno autoedita? Bueno, conozco algunos escritores que lo hacen a través de Internet y distribuyen sus libros de diferentes formas. Algunos anuncian que van a estar tal día a tal hora en tal lugar por si alguien les quiere comprar un libro. Otros lo envían autografiado por correo a cualquier parte del mundo, aunque por supuesto, los gastos de envío aumentan el precio del libro. Y les puedo asegurar que los venden, por más increíble que parezca. 

Otra de las opciones que tenemos hoy día los escritores es publicar en la tienda online de Amazon, donde los lectores compran un ejemplar electrónico en formatos como el PDF, a un precio irrisorio, que en ocasiones no supera el euro. Esta es una buena opción que me planteo desde hace mucho tiempo, aunque no termina de convencerme, porque yo mismo me encuentro entre esa gente que no le gusta leer libros en pantalla. Para mí, y llámenme anticuado si quieren, no hay como tener un libro entre las manos.

Así que hoy día me debato entre las muchas opciones y pienso estrategias para vender mi libro. 

Me gustaría que ustedes, mis lectores, las personas que me acompañan desde hace tiempo, me den su opinión y aporten sus ideas al respecto de la manera más conveniente para la publicación de mi primer libro. ¡Anímense! Todos los comentarios serán bienvenidos; incluso los de aquellos que desde el realismo podrían intentar hacerme desistir. Sepan que eso es imposible: estoy muy convencido de lo que quiero. Y lo haré. No tengan dudas que lo haré.