Crepúsculo: una película infumable


Había escuchado hablar tantas veces de la película Crepúsculo que, aún con la sospecha de perder otras dos horas de mi vida con una absurda y trillada historia de vampiros, la descargué en español latino y la vi  hoy por la tarde, a cuatro años y tres días de su estreno oficial en Estados Unidos. Debo confesar que me equivoqué: a la película no le caben los adjetivos calificativos con que la prejuzgué por tratarse de otra historia de esas criaturas chupasangre; es peor que eso; es infumable. 

La película Crepúsculo, como casi todos saben, está basada en la primera de una serie de cuatro novelas escritas por Stephenie Meyer, y lleva por defecto el mismo nombre. Como no leí el libro no puedo referirme al mismo con objetividad, pero conjeturo que adolece de la misma falta de argumento e imaginación que la película, a excepción de algunos rasgos peculiares de sus vampiros, que aun me mantienen en la disyuntiva de establecer si son dignos de halago o reprobación. 

En cuanto a tecnicidades, no sé nada de actuación, pero si a los protagonistas les hubiesen sacado una fotografía y las hubiesen pegado en sus caras, no habría habido discrepancia. Intento expresar que no transmiten lo suficiente en cada escena; se quedan en la superficialidad del personaje, y eso demuestra un claro error de dirección. La cara que pone la actriz que interpreta a Isabella, a lo largo de toda la película me da la sensación que más que enamorada está todo el tiempo excitada, con un indómito deseo de tener sexo desenfrenado con Edward; mientras que éste parece solamente preocupado en alardear por la suerte que tuvo con que le dieran el papel del galán. 

Siento ser duro, pero estoy harto de las películas que sólo persiguen un fin económico, de los vampiros que más que la sangre nos chupan la energía y de los autores que no dejan nada y publican en papel sus borradores, sin una pizca de innovación.

Prometo, y que me abduzca un extraterrestre depredador de humanos si rompo el juramento, que jamás escribiré una historia parecida. Si quieren dilapidar su tiempo vean Crepúsculo. No se decepcionarán.