Después de más de un mes


Sé que no es conveniente hacerlo y quizá tampoco mencionarlo, pues de no hacer alusión al hecho, el mismo podría pasar desapercibido para unos cuantos en poco tiempo, pero ha transcurrido más de un mes desde que publiqué la última entrada del blog y es en vano cualquier tentativa por ocultarlo. 

Quienes me siguen en las redes sociales, especialmente a través de Facebook y Twitter, sabrán que no estuve totalmente ausente: publiqué casi a diario y, en ocasiones, dos, tres y hasta cuatro estados.

De a poco iré retomando el hilo y les contaré sobre mis planes y las muchas cosas que estuve pensando y haciendo últimamente. Pronto terminaré mi libro y me lanzaré a la odisea de publicarlo: no hay nada que yo más quiera desde hace años.