La fe verdadera

Intentarán quitarte la esperanza
diciéndote que todo eso es mentira:
la magia y el amor, que Dios te mira
y el mundo retrocede cuando avanza.

Sembrarán en tu ser la desconfianza
que brota en el temor, el odio, la ira.
Dirán que el universo no conspira
a favor del que espera su bonanza.

Mas no te sientas mal si te confunden
las palabras que salen de sus ojos
y todas las que callan en sus labios,

que la fe verdadera de los sabios
es creer, aunque al ver por los cerrojos,
las voces de mil dudas los inunden.

4 comentarios

  1. Gracias por compartir este bello soneto. El mensaje que deja es muy hermoso. Tal vez nunca comprenderán la fe los incrédulos y los escépticos pero es algo maravilloso. Comparto, para adjuntar algo al soneto , una de mis escrituras favoritas: "...de modo que los que creen en Dios pueden tener la firme esperanza de un mundo mejor, sí, aun un lugar a la diestra de Dios; y esta esperanza viene por la fe, proporciona un ancla a las almas de los hombres y los hace seguros y firmes, abundando siempre en buenas obras, siendo impulsados a glorificar a Dios." Éter 12: 4 (El libro de Mormón).

    Una vez más, gracias por el soneto y ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Ana. Respeto tu opinión y tu interpretación del soneto, aunque no es totalmente la mía. Creo que incluso los incrédulos y escépticos tienen su propia fe. De hecho, la duda, en ciertas ocasiones, también es una forma de incredulidad, y en el soneto hago alusión a que la fe verdadera es creer aunque estemos llenos de dudas.

      Que también tengas una feliz Navidad.

      Eliminar
  2. M gustó mucho y me gustó más tu recitado...Felicidades.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Natalia.

      Que tengas una feliz Navidad.

      Eliminar