«¿Cuál es el primer deber
del hombre?
La respuesta es
muy breve:
ser uno mismo».

Henrik Johan Ibsen

Distancias


¿Qué depara el presente detrás de una frontera
que desvía las almas que el destino aproxima,
cual la vista andinista que escalando a la cima
arribó previa al hombre que a la cumbre subiera?

No es verdad la mentira que se muestra sincera,
como al cielo, la nube, la tormenta le imprima
y después jamás llueve, porque el sol lo lastima
con los rayos severos que su raye modera.

Cerca está la distancia que lejana nos cerca,
como el ave volando, que uno ve de la tierra,
y en la cárcel celeste su albedrío se alterca.

Y mi mente impensada tu recuerdo destierra;
pero aun permanece, cual castaña hoja terca,
que ya muerta en el árbol, a la rama se aferra.