«¿Cuál es el primer deber
del hombre?
La respuesta es
muy breve:
ser uno mismo».

Henrik Johan Ibsen

Feliz cumpleaños al primer mosquetero

Foto del día que nos conocimos con Juan, allá por marzo de 2009, cuando yo pesaba 20 kilos más que ahora y todavía éramos jóvenes.

El sábado pasado mi computadora se averió, entonces lo llamé a Juan, que es chileno y se encuentra en Argentina desde hace unas semanas, para ver si podía ayudarme. Le expliqué el problema que tenía y sin que le pidiera nada me dijo: "Todavía no me bañé pero si quieres podría estar ahí en menos de dos horas. Dime tú cuando puedes y ahí estaré." 

Ese es Juan Otero, señoras y señores: un amigo que cuando tenés un problema va a tu encuentro, sin pensarlo ni poner ninguna excusa de por medio. Un amigo de verdad. 

Ese mismo día recuperó los archivos más importantes de mi máquina, para darme la tranquilidad que no perdería mis escritos. Luego formateó el disco duro, le instaló el sistema operativo y todo lo necesario para dejarla en óptimas condiciones.

Y como esta, podría contar muchísimas anécdotas. 


Juanchotero:

Te pido disculpas por no escribirte algo mejor. Vos sabés que estos días me sentí bastante mal. La fiebre de anoche todavía me tiene decaído, pero no podía dejar de escribirte aunque sea unas líneas. 

Fundamentalmente quiero expresarte una vez más el gran cariño de hermano que siento por vos. 

A pesar de ser una de las personas más inteligentes que conozco, lo más grande que tenés es el corazón. Ojalá hubiese más personas como vos en éste mundo. Realmente es un honor muy honorable tenerte como amigo. 

No sólo te deseo un feliz cumpleaños, sino también que cumplas todos tus sueños, algunos de los cuales yo conozco bien.

Te quiere mucho, tu amigo Papu.