«¿Cuál es el primer deber
del hombre?
La respuesta es
muy breve:
ser uno mismo».

Henrik Johan Ibsen

Tu abrazo abrasador


Tu abrazo abrasador no es un abrazo: 
dos cuerdas que no son de una guitarra. 
Tu abrazo abrasador es como un lazo
y lazo que no enlaza nos amarra. 

Tu abrazo abrasador es como un trazo 
que traza el plan aciago que lo embarra. 
Tu abrazo abrasador es prueba, aplazo, 
y a plazo que no apruebo me desgarra. 

Tu abrazo abrasador me tranquiliza 
de un dardo al corazón, como un balazo 
que duele, y cuanto más, menos se siente. 

Tu abrazo abrasador me vaporiza
y aunque siento el calor, no lo rechazo, 
porque a todo traspasa el transparente.