De cómo me molesta el antisemitismo

El diccionario define antisemita como un enemigo de la raza hebrea, de su cultura o de su influencia. Sin embargo, un antisemita es algo mucho peor: es un racista, un intolerante y, por ende, un violento declarado. He aquí una reflexión sobre un dicho, que no es la primera vez que escucho y que me cae muy mal. 

"Recordad que a lo largo de la historia, siempre ha habido tiranos y asesinos, y por un tiempo, han parecido invencibles. Pero siempre han acabado cayendo. Siempre." Mahatma Gandhi 
La semana pasada, un familiar me comentó con asombro e indignación, que cierto vecino, mientras compraban en un local de la zona, le había dicho que los judíos que mataron los nazis en la época de Hitler, bien muertos estaban porque no servían para nada.
"La lengua maldiciente es indicio de mal corazón." Publio Siro 
Cuando escucho algo así, literalmente se gesta algo desde el centro de mi estómago, que sube súbitamente  hasta mi garganta, y por un momento me quedo sin palabras. Yo creo que es en el preciso instante que libero algo así como un vómito existencial, por el asco que me provocan los sonidos que penetran mis oídos.

Judíos presos en un campo de concentración nazi
¿Que los judíos que mataron los nazis no servían para nada? ¿Medio siglo después de semejante barbarie, por no decir una barbaridad, todavía hay que escuchar tamañas idioteces?

¡Yo todavía no me explico cómo alguien puede pensar así! ¡Todavía no me explico cómo alguien puede decir algo tan nocivo! Y menos me explico cómo seres de la misma especie a la que pertenezco, pudieron perpetrar tal genocidio, con la tremenda impunidad y sofisticación que lo llevaron a cabo, causando un dolor que seguirá vivo en la humanidad por los siglos de los siglos.

Las religiones tienen que servir para conectarnos con Dios, como cada uno de nosotros lo vea, y, a través suyo, con nosotros mismos; para conectarnos con nuestra fuente creadora, con nuestra chispa divina, y no para separarnos del resto o para matar a quienes ven a ese mismo Dios de una forma distinta a la que lo vemos, o a la que no lo ven o no lo vemos.
"Lo mismo que un árbol tiene una sola raíz y múltiples ramas y hojas, también hay una sola religión verdadera y perfecta, pero diversificada en numerosas ramas por intervención de los hombres." Mahatma Gandhi
No se pueden seguir diciendo estas cosas tan a la ligera, porque no hay ningún judío cerca para insultarnos o cagarnos agarrarnos bien a trompadas. Y no se puede, no por una orden dictatorial, sino por una cuestión de conciencia, de humanidad, de decencia. No se puede porque, nos guste o no, todos pertenecemos a la misma especie. No se puede porque da igual la religión que aboguemos o practiquemos  mientras seamos seres humanos conscientes que, por lo menos, si no le arreglan la vida a nadie, tampoco se la joden arruinan. No se puede…
Artículos relacionados: