Traidores

Soneto en respuesta a otro soneto de Vicente Vives, gran compañero del foro Ultraversal.


Estoy hasta las manos de traidores
que llevan en la boca los puñales,
y luego te los clavan sin pudores
diciendo que son cosas naturales.

Y hastiado de que aboguen por valores
los mismos que organizan funerales,
te venden tu cajón y te echan flores
fingiendo ser señores con modales.

Si todo tiene un precio en esta vida
pagaré sin dudar lo que haga falta
sin faltar sobre todo a mi verdad.

Pues la gente tramposa, de movida,
se para en otro ser para ser alta
y crece solamente en su ruindad.