El deber es primero

En este instante sin calma,
donde me encuentro perdido,
si no me doy por vencido
es que no quiere mi alma.
Me dice que está en mi palma
desafiar lo que me asusta
para obrar lo que me gusta
después de hacer lo que debo,
y a cada instante compruebo
que su advertencia es la justa.