Los sonetos


Son catorce soldados que disparan
con once municiones cada uno,
en dos filas de cuatro y dos de tres,
con un ritmo constante y poderoso;

ciento cincuenta y cuatro baldosines
que cubren ocho y seis habitaciones
de una casa que tiene cuatro pisos,
donde mora un espíritu creador;

cuatro labios fundidos en un beso,
dos semanas de un mes de primavera,
trece estrellas que escoltan a la luna

desde el cuarto creciente al plenilunio,
y guerreros que anuncian su victoria
como amantes que alcanzan el orgasmo.