Discurso final de Charles Chaplin en El Gran Dictador

El Gran Dictador (The Great Dictator) es una película estadounidense estrenada en 1940, escrita, dirigida y protagonizada por el británico Charles Chaplin. Aquí podrás ver el discurso final con subtítulos en español y/o leer la transcripción.

Charles Chaplin parodiando al dictador Adolf Hitler
El Gran Dictador es una clara condena contra el nazismo, el fascismo, el antisemitismo y las dictaduras en general. En la película, Chaplin define a los nazis como "hombres máquinas, con cerebros y corazones de máquinas".

Discurso final de El Gran Dictador con subtítulos en español



Transcripción del discurso final

—Tienes que hablar.
—No puedo.
—Debes hacerlo, es nuestra única esperanza.
—Esperanza...

Lo siento, pero no quiero ser emperador. Ése no es mi oficio. No quiero gobernar ni conquistar a nadie. Sino ayudar a todos, si fuera posible, judíos, gentiles, negros o blancos

Tenemos que ayudarnos unos a otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacerlos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos. La buena tierra es rica, y puede alimentarnos a todos. 

El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido. La codicia ha envenenado las almas, ha levantado barreras de odio, nos ha empujado hacia la miseria y las matanzas. Hemos progresado muy deprisa, pero nos hemos encarcelado a nosotros. Las máquinas que crean la abundancia, nos dejan en la necesidad. La ciencia nos ha hecho cínicos; nuestra inteligencia, duros y secos. Pensamos demasiado y sentimos muy poco. Más que máquinas necesitamos humanidad. Más que inteligencia, tener bondad y dulzura. Sin estas cualidades, la vida será violenta, se perderá todo. 

Los aviones y la radio nos hacen sentirnos más cercanos. La naturaleza de estos inventos exige bondad humana, exige la hermandad universal que nos una a todos. 

Ahora mismo, mi voz llega a millones de seres en todo el mundo, millones de hombres, mujeres y niños, víctimas de un sistema que hace torturar a los hombres y encarcelar a gentes inocentes. 

A los que puedan oírme les digo: No desesperéis. La desdicha que padecemos no es más que la pasajera codicia y la amargura de los hombres que temen seguir el progreso humano. El odio de los hombres pasará, y caerán los dictadores y el poder que le quitaron al pueblo volverá al pueblo. Y así, mientras el hombre exista, la libertad no perecerá. 

¡Soldados! No os rindáis a esos hombres que os desprecian, os esclavizan, rigen vuestras vidas y os dicen lo que tenéis que hacer, pensar o sentir. Os barren el cerebro, os ceban, os tratan como a ganado y como carne de cañón. No os entreguéis a estos individuos inhumanos, hombre máquinas, con cerebros y corazones de máquinas. ¡Vosotros no sois máquinas! ¡No sois ganado! ¡Sois hombres! ¡Lleváis el amor de la humanidad en vuestros corazones! ¡No el odio! Sólo los que no aman odian, los que no aman y los inhumanos. 

¡Soldados, no luchéis por la esclavitud, sino por la libertad

En el capítulo 17 de San Lucas se lee: “El Reino de Dios está dentro del hombre”. No de un hombre ni de un grupo sino en todos. ¡En vosotros! Vosotros, el pueblo, tenéis el poder. El poder de crear máquinas, de crear felicidad. Vosotros, el pueblo, tenéis el poder de hacer esta vida libre y hermosa, de convertirla en una maravillosa aventura. 

En nombre de la democracia, utilicemos ese poder actuando unidos. Luchemos por un mundo nuevo, digno y noble, que garantice a los hombres trabajo, y de a la juventud un futuro y a la vejez seguridad. Con la promesa de esas cosas, las bestias alcanzaron el poder. Pero mintieron, no han cumplido sus promesas, ni nunca las cumplirán. Los dictadores son libres sólo ellos, pero esclavizan al pueblo. Luchemos ahora para hacer realidad lo prometido. Luchemos para liberar al mundo, para derribar barreras nacionales, para derribar la ambición, el odio y la intolerancia. Luchemos por el mundo de la razón. Un mundo donde la ciencia y donde el progreso nos conduzcan a la felicidad

¡Soldados, en nombre de la democracia, uníos

Alza los ojos, por Charles Chaplin

Hannah. ¿Me oyes? Dondequiera que estés, alza los ojos Hannah. Las nubes se alejan, el sol está apareciendo, vamos saliendo de las tinieblas hacia la luz. Caminamos hacia un mundo nuevo, un mundo de bondad, en que los hombres se elevarán por encima del odio, de la ambición y de la brutalidad. ¡Alza los ojos, Hannah! Al alma del hombre le han sido dadas alas y al fin está empezando a volar. Está volando hacia el arcoíris, hacia la luz de la esperanza, hacia el futuro, un glorioso futuro que te pertenece a ti, a mí, a todos. Alza los ojos, Hannah. ¡Alza los ojos!
Artículos relacionados:

Autumnus

El soneto Autumnus lo escribí a un día del comienzo del otoño dos mil trece en el hemisferio sur, y lo publiqué por primera vez en el foro de perfeccionamiento literario Ultraversal, el mismo día de su ejecución.

Me das la bienvenida, anciano otoño,
trayendo tu agonía hasta mi hogar:
preludio del invierno, como un moño
que lleva atado el culto de matar.

Me sirves hasta el último retoño,
que en copa de árbol seco he de catar,
bebiéndome tu imagen me emponzoño
y aguanto mi pesar por tu pasar.

Y tu pasar perpetuo me encadena
y encadena en cadena los reveses,
y los reveses vencen en la escena.

Y el alma pena pena de tres meses,
y cuento cuántos días van de pena
y cuántos cuentos cuento hasta que ceses.

22 de marzo de 2013

De cómo me molesta el antisemitismo

El diccionario define antisemita como un enemigo de la raza hebrea, de su cultura o de su influencia. Sin embargo, un antisemita es algo mucho peor: es un racista, un intolerante y, por ende, un violento declarado. He aquí una reflexión sobre un dicho, que no es la primera vez que escucho y que me cae muy mal. 

"Recordad que a lo largo de la historia, siempre ha habido tiranos y asesinos, y por un tiempo, han parecido invencibles. Pero siempre han acabado cayendo. Siempre." Mahatma Gandhi 
La semana pasada, un familiar me comentó con asombro e indignación, que cierto vecino, mientras compraban en un local de la zona, le había dicho que los judíos que mataron los nazis en la época de Hitler, bien muertos estaban porque no servían para nada.
"La lengua maldiciente es indicio de mal corazón." Publio Siro 
Cuando escucho algo así, literalmente se gesta algo desde el centro de mi estómago, que sube súbitamente  hasta mi garganta, y por un momento me quedo sin palabras. Yo creo que es en el preciso instante que libero algo así como un vómito existencial, por el asco que me provocan los sonidos que penetran mis oídos.

Judíos presos en un campo de concentración nazi
¿Que los judíos que mataron los nazis no servían para nada? ¿Medio siglo después de semejante barbarie, por no decir una barbaridad, todavía hay que escuchar tamañas idioteces?

¡Yo todavía no me explico cómo alguien puede pensar así! ¡Todavía no me explico cómo alguien puede decir algo tan nocivo! Y menos me explico cómo seres de la misma especie a la que pertenezco, pudieron perpetrar tal genocidio, con la tremenda impunidad y sofisticación que lo llevaron a cabo, causando un dolor que seguirá vivo en la humanidad por los siglos de los siglos.

Las religiones tienen que servir para conectarnos con Dios, como cada uno de nosotros lo vea, y, a través suyo, con nosotros mismos; para conectarnos con nuestra fuente creadora, con nuestra chispa divina, y no para separarnos del resto o para matar a quienes ven a ese mismo Dios de una forma distinta a la que lo vemos, o a la que no lo ven o no lo vemos.
"Lo mismo que un árbol tiene una sola raíz y múltiples ramas y hojas, también hay una sola religión verdadera y perfecta, pero diversificada en numerosas ramas por intervención de los hombres." Mahatma Gandhi
No se pueden seguir diciendo estas cosas tan a la ligera, porque no hay ningún judío cerca para insultarnos o cagarnos agarrarnos bien a trompadas. Y no se puede, no por una orden dictatorial, sino por una cuestión de conciencia, de humanidad, de decencia. No se puede porque, nos guste o no, todos pertenecemos a la misma especie. No se puede porque da igual la religión que aboguemos o practiquemos  mientras seamos seres humanos conscientes que, por lo menos, si no le arreglan la vida a nadie, tampoco se la joden arruinan. No se puede…
Artículos relacionados:

El Papa del Fin del Mundo

Papa Francisco en el día de la ceremonia de asunción

Llegó del fin del mundo al Vaticano
entrando a la Sixtina cardenal,
sin saber que era el Padre cardinal
que guiaría al pueblo cristiano.

Llegó con los zapatos del anciano,
desgastados de andar suelo barrial,
para asistir al cónclave final
que le aguardaba un imprevisto arcano.

Salió Obispo de Roma, Papa humano
que reconoce en otro a otro igual
por ser hijo de Dios, por ser su hermano.

Salió dando una imagen terrenal,
fusión entre jesuita y franciscano,
del pobre un servidor, e intelectual.

19 de marzo de 2013

La reflexión del Padre Pablo Barrios acerca de la elección de Jorge Mario Bergoglio como el nuevo Obispo de Roma

Revisando las historias destacadas de Facebook descubrí un estado publicado por el Padre Pablo Barrios, que hoy quiero compartir en mi blog por ser  una de las reflexiones más atinadas que leí acerca de la elección de Jorge Mario Bergoglio —Francisco— como el nuevo Obispo de Roma.

Pablo Barrios
Pablo Barrios comenzó a dar misa en la Parroquia Santa Juana de Arco, ubicada a una cuadra del Instituto Padre Elizalde, cuando yo ya había dejado de estudiar en ese colegio. Por ende, no tuve la oportunidad de presenciar ninguna de sus misas. Y como a misa no voy más o menos desde que tenía trece años… 

Instituto Padre Elizalde
Si tengo que ser sincero, no soy muy afecto a la iglesia, porque sé que a Dios lo podemos encontrar en cualquier parte, donde quiera que estemos. 

No obstante, tengo un cariño especial por la Basílica de Luján, ya que fui caminando siete veces en las peregrinaciones que se hacen oficialmente cada año desde 1975 —cuatro de ellas con mi padre— y no podría expresar en palabras la emoción que sentí cada vez que fui: tanto las que me costaron un poco, como las que me costaron muchísimo y las que casi no me costaron. 

Santa Juana de Arco
Sé que mi relación con la iglesia es algo ambigua. Pero esa ambigüedad radica en que tengo una concepción de la realidad y de la vida algo distintas a la que nos plantea la iglesia católica: no creo en culpas, sino en responsabilidades; tampoco en pecados propiamente dichos, sino en el karma y la ley de causa y efecto; ni creo en la ostentación de la riqueza, y por eso creo en la humildad de Jorge Mario Bergoglio, a pesar de distar con algunas de sus posturas, como que el matrimonio homosexual sea "una movida del diablo", tal y como lo expresó en alguna ocasión.

Pero viendo a la persona, más allá de la institución a la que pertenece, Pablo siempre me cayó bien. Además, no es el típico cura que da esa imagen de seriedad que en el fondo pareciera perseguir la reverencia por parte de los demás. Todo lo contrario: Pablo te ve, te da un abrazo con una sonrisa de oreja a oreja, hace chistes, se ríe a carcajadas, habla claro. Y puedo asegurar que su forma de ser le ganó el cariño de muchísimas personas. Entre ellas, el de mi hermana y mi mejor amigo, quienes me incentivaron a añadirlo en Facebook hace tres o cuatro años.

Y gracias a ese incentivo, hoy puedo compartir contigo una reflexión que Pablo publicó en su cuenta personal de Facebook, sobre la elección de Jorge Mario Bergoglio, el nuevo Obispo de Roma, como Francisco se presentó en el primer discurso que dio frente a la Plaza de San Pedro:

Jorge Mario Bergoglio (Francisco) saludando por primera vez a una multitud reunida en la Plaza de San Pedro
No quiero sobreabundar en palabras en medio de tantas cosas que se dicen sobre el nuevo Obispo de Roma, pero la almohada y la oración me sugieren algunas ideas:

-Me incomodan mucho: el triunfalismo argentino ("somo' lo' mejore', tenemos a Messi y al Papa") y la utilización política (K y anti-K) de la elección del nuevo Pontífice. Me distancio de esto. Me parecen de una estrechez y una mezquindad superlativas.

-Mis amigos curas que están en los barrios me cuentan que la gente de las villas de Buenos Aires celebran con mucha alegría la elección de Bergoglio. Pregunto a los cristianos: ¿No son los pobres un "lugar teológico"? ¿Esta reacción no nos tiene que hacer "desconfiar en positivo", reconociendo que el que anda soplando es el Espíritu?

-Me reconozco esperanzado. Como hace tiempo no me sentía. Y no es optimismo. Es esperanza.

-Todos pedimos "cambios" en la Iglesia, aunque no siempre se sepa decir cuáles son esos cambios... Si por cambios entendemos "volantazos" por decreto, no lo esperemos del nuevo Obispo de Roma. Me parece que vienen épocas en que los cambios van a consistir en aprender a mirar distinto y re-aprender cuál es el lugar de la Iglesia en este mundo...

-Evidentemente, el Cónclave ha buscado una figura pastoral y no precisamente representativa del "ala conservadora". ¡Nadie se lo esperaba, eso es lo lindo!

-Creo que se vienen tiempos de gestos insólitos, palabras sencillas, decisiones firmes, ardores nuevos... Pero ¡no depende todo del nuevo Obispo de Roma! Caeríamos de nuevo en una "papolatría"... Él será una figura inspiradora, pero es todo el Pueblo de Dios el que tiene que embarcarse con pasión y entusiasmo en los desafíos de hoy. ¡Todos los cristianos, todas las Iglesias!

Datos adicionales sobre el Padre Pablo Barrios

Pablo Barrios dando misa
  • Pablo Hernán Barrios nació el 10 de agosto de 1980
  • En 1998 terminó sus estudios en el Instituto Padre Elizalde de Ciudadela. 
  • En 2005 se recibió de Profesor en Teología en la Facultad de Teología UCA. 
  • En 2012 concluyó su Licenciatura en Teología Dogmática en la Pontificia Universidad Gregoriana. 
  • Habla español, italiano, inglés y alemán.
Artículos relacionados:

El argentino Jorge Mario Bergoglio es el nuevo Papa

Ya no caben dudas: el representante de Dios en la Tierra es argentino. Entérate de algunos datos interesantes sobre la vida del nuevo Papa, Jorge Mario Bergoglio, desde ahora conocido como Francisco I. 


Yo estaba vestido peor que un pobre vagabundo, terminando de enduir una de las cuatro paredes de contención de la terraza de mi casa, que vengo arreglando desde que comenzó la semana, y cantando una canción cualquiera para mis adentros, cuando apareció mi padre de la nada:

Habemus Papam —dijo.

—Si, lo acabo de escuchar en la radio —dije, mientras seguía enduyendo.

—¿Y ya sabés de dónde es el nuevo Papa?

—No, eso no lo dijeron —dije, dejando de hacer lo que estaba haciendo.

Es argentino. ¿Y sabés quién es? ¡Bergoglio!

—¿En serio? Vos me venías diciendo que te gustaba Bergoglio, que podía ser el nuevo Papa, pero en todos los medios decían que entre los candidatos no se encontraba ningún argentino.

—No hay que hacerle caso a lo que dicen... a veces dicen cualquier cosa —dijo mi padre, mientras se iba para la parte de abajo de la casa porque empezaba a refrescar.

Así fue como me enteré que el argentino Jorge Mario Bergoglio, quien diera misa cuando realicé mi primera peregrinación a la Basílica de Luján, había sido nombrado como Papa de la Iglesia Católica Apostólica Romana. Y sentí una emoción que no se puede explicar...

Algunos datos interesantes sobre Jorge Mario Bergoglio


  • Jorge Mario Bergoglio nació en Buenos Aires, Argentina, el 17 de diciembre de 1936.
  • Por ende tiene 76 años, en el zodiaco es sagitariano y en el horóscopo chino es Rata de fuego.
  • Es hincha fanático del Club Atlético San Lorenzo de Almagro. Tal es su pasión que cuando jugaba el goleador Alberto "Beto" Acosta, el plantel le regaló una camiseta autografiada por los jugadores. 
  • Es un lector apasionado de Dostoievski, Borges y autores clásicos. 
  • Es amante del tango
  • Egresó de la escuela secundaria industrial con el título de técnico químico.
  • En 1957, a los 21 años de edad, decidió convertirse en sacerdote como novicio de la Compañía de Jesús. 
  • Fue ordenado sacerdote el 13 de diciembre de 1969.
  • Al poco tiempo de ser ordenado sacerdote perdió un pulmón. Aunque en la actualidad goza de buena salud, producto de la vida austera que siempre lo ha caracterizado. 
  • El 20 de mayo de 1992, tras una gran actividad como sacerdote y profesor de teología, fue consagrado obispo titular de Auca para ejercer como uno de los cuatro obispos auxiliares de Buenos Aires.
  • Tomó el cargo de arzobispo de Buenos Aires el 28 de febrero de 1998.
  • Durante el consistorio del 21 de febrero de 2001, el papa Juan Pablo II lo nombró cardenal con el título de San Roberto Belarmino.
  • Tras la muerte de Juan Pablo II, acontecida el 2 de abril de 2005, Bergoglio fue votado por 40 de los 117 cardenales electores que había por entonces, disputando el papado con Benedicto XVI.
  • Por ser arzobispo de Buenos Aires era también miembro de la Conferencia Episcopal Argentina, de la cual fue presidente en dos ocasiones, hasta el año 2011.
  • Para el cónclave no aceptó un pasaje en primera clase. Viajo en clase turista. 
  • Fue elegido como el sucesor de Joseph Ratzinger, más conocido como Benedicto XVI, por al menos 77 cardenales, entre 115 electores de 48 (según ABC) o 51 (según Clarín) nacionalidades. 
  • Los cardenales precisaron de cinco votaciones para designarlo como Papa de la Iglesia Católica, recién a las 19:06 locales (15:06 de argentina) del segundo día del cónclave.
  • Los cardenales electores tardaron casi lo mismo que en 2005 cuando eligieron a Joseph Ratzinger.
  • El nombre del cardenal electo, su nacionalidad y su nombre papal se conocieron tras el célebre “Habemus Papam'' (algo así como tenemos Papa), anunciado desde el balcón de la basílica de San Pedro a las 20:12 locales. 
  • Once minutos después Bergoglio salió al balcón para impartir su primera bendición: "urbi et orbi" (a la ciudad y al mundo), vestido por primera vez con la sotana blanca papal.
  • Es el Papa número 266 de la historia.
  • Adoptó Francisco como nombre papal, aunque muchos lo llaman Francisco I.
  • Dijo a los 114 cardenales que lo eligieron que había escogido el nombre Francisco en honor a San Francisco de Asís, quien es conocido en el catolicismo como "el pobrecillo" debido a que renunció a los bienes terrenales.
  • Es el primer papa no europeo desde el año 741, cuando falleció Gregorio III, quien era de origen sirio. 
  • Es el primer Papa argentino y latinoamericano, que no es nativo de Oriente Medio o Europa.
  • Es el primer Papa jesuita: Se dice del religioso de la Compañía de Jesús, fundada por San Ignacio de Loyola
  • .Luego de ser elegido Papa, rechazó una limusina y tomó un micro.
  • Como cardenal, Bergoglio fue conocido por su humildad, conservadurismo doctrinal y su compromiso con la justicia social. Llevaba un estilo de vida sencillo. Vivía en un apartamento pequeño, en vez de la residencia palaciega episcopal. Había renunciado a su limusina y a su chofer, en favor del transporte público, y cocinaba su propia comida.

Fuentes: Wikipedia, La Nación, Clarín, ABC, Cambio21, Infobae
Artículos relacionados:

Etapa de aprendizaje



Cuando me quiera acordar va a hacer un mes y medio que publiqué la última entrada en mi blog. Ya no puedo dejar pasar más tiempo. Ya no… 

Enero fue un mes olvidable, pero febrero resultó muy positivo. De la mano de los administradores y miembros del foro de crítica literaria Ultraversal aprendí muchas cosas nuevas sobre poesía, aunque al principio fue duro descubrir que desconocía temas que hasta entonces yo creía saber bastante bien. 

Hoy me encuentro en una etapa de aprendizaje, de prueba y error. 

En Ultraversal han mutado muchos de los conceptos que tenía. El foro hizo que me planteara mi trabajo desde lo más profundo. Ya no tengo la misma visión que tenía sobre la poesía. Hoy sé que, como en todo, la técnica es muy importante. Los que piensan que la técnica no sirve de nada, no saben cuánto se equivocan. En la técnica se ocultan grandes verdades. Sin ese ingrediente, a lo mucho que se puede llegar es a ser un mediocre más, por mucho o poco talento que se tenga.

Y si no me crees, ingresa en Ultraversal y compruébalo por ti mismo.