Tu boca I

Tu boca es como un fósforo y se enciende
al roce de esa lengua lijadora
que todo lo que toca lo devora,
lo esculpe, lo barniza y lo trasciende.

Tu boca es una artista que sorprende
en cuadros que la pintan pecadora,
sonríe de rodillas mientras llora,
escala hasta mi cumbre y la desciende.

Tu boca es como un libro contra el tedio
que avanza desde el nudo al desenlace
con la profundidad de la garganta.

Tu boca es una víbora al asedio
que enrosca mi vigor cuando le place
y muda en mí su piel de virgen santa.

El deber es primero

En este instante sin calma,
donde me encuentro perdido,
si no me doy por vencido
es que no quiere mi alma.
Me dice que está en mi palma
desafiar lo que me asusta
para obrar lo que me gusta
después de hacer lo que debo,
y a cada instante compruebo
que su advertencia es la justa.